• Por Cinthya Okuno

 

Hoy un grupo de compañeros nos reunimos en la explanada de la Delegación Iztacalco a practicar Tai Chi y Qi Gong por motivo de la “Semana de la Salud en la Ciudad de México” por la invitación de nuestro Maestro Yi y por la Secretaria de Salud.

Llegamos cuando las actividades estaban comenzando, nos recibieron los coordinadores del evento los que se estaban muy interesados y nos fueron entrevistando para conocer nuestra experiencia y conocimiento sobre el Tai Chi y los beneficios que junto con el Qi Gong habíamos obtenido.

 

Cuando todo estuvo listo nos presentaron a un grupo de personas en su mayoría de la tercera edad que estaban reunidas en un espacio destinado a las actividades del día y notamos que había una placa que decía “ENVEJECIMIENTO ACTIVO Y SALUDABLE” y que todos esperaban con gran interés.

Nuestro hermano Sergio les explicaba de que se trataban los movimientos que íbamos a realizar. Comenzamos con ejercicios de respiración y calentamiento y la gente participó con entusiasmo.

Después, una exhibición de la forma 16 de la familia Yang con la mención de los nombres de cada una de las posturas por nuestra compañera Tony y el aplauso de la gente al ver lo bonito que es hacer Tai Chi.

 

Terminando hubo un descanso para dar paso a las autoridades y personalidades de la delegación y a una clase de yoga.

 

Cuando nos tocó regresar la gente parecía un poco cansada, pensamos que sería un poco difícil retomar su atención, por lo cual acertadamente comenzamos con los ejercicios de manos que nos enseñó el maestro Peng You y con la conexión que logró Sergio con la gente y todas la demás apoyando con la demostración de cada uno de los movimientos y asesorando a quienes les costaba un poco mas de trabajo logramos que la gente comenzara a concentrarse y a disfrutar de estos excelentes ejercicios para la salud.

Finalmente con la demostración de los ejercicios de Tai Chi – Qi Gong en silla del maestro Peng You por nuestra hermana Tony logramos que todos los participantes se esforzaran en realizarlos causando sonrisas cuando a pesar de ser ejercicios aparentemente sencillos no fue tan fácil lograr la coordinación y la memoria para realizarlos adecuadamente y sin ayuda. Es por eso que debemos practicar, practicar y seguir practicando para poder memorizarlos y así obtener los ansiados beneficios. Nos interesaba mucho que la gente pudiera recordar la secuencia de cada uno de los movimientos para que pudieran practicar en sus casas.

 

Nuestro tiempo terminó y nos dimos cuenta que la gente había disfrutado mucho su participación con nosotros. Contentos se acercaban a nosotros preguntando donde estaba nuestra escuela para aprender mas de estos ejercicios de Tai Chi y Qi Gong y si los podríamos visitar en alguna otra ocasión.

 

La gente quedó interesada y muy motivada y nosotros nos retiramos felices por haber podido compartir nuestra tradicional y hermosa arte marcial de Tai Chi de la familia Yang y nuestros entrañables ejercicios para la salud de Qi Gong del maestro Peng You, comprobando una vez mas que trabajamos nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra concentración logrando ser cada día un poco mas espirituales y empáticos al transmitir nuestro conocimiento a los demás.

 

Creo que logramos algo increíble porque amamos lo que hacemos.

Comments

comments